FacebookTwitter

Noticias

17 Ene

¿Qué pasa cuando el enfermo es un hijo?

17.1.2019 | SILVIA STRETTI Y MONTAÑA GONZÁLEZ

silhouette-1082129 1920

LA PAREJA PARENTAL:

El consumo excesivo de alcohol en los jóvenes suele estar relacionado con:

-El apoyo parental recibido (por exceso o por defecto)

-El mensaje transmitido en torno a los efectos y problemas  relacionados con el consumo de alcohol y otras drogas

-Las actitudes parentales hacia el consumo de alcohol

-Relaciones familiares dependientes: en aquellas familias en que las conductas de maduración e independencia son desalentadas, transmitiendo mensajes culpabilizadores, los adolescentes tienden a presentar problemas relacionados con el consumo de alcohol y cannabis.

    Sabemos que en el seno de la familia se aprenden pautas y se transmiten actitudes relacionadas con el consumo. Pero no es la única influencia, también las actitudes del entorno social y cultural hacia el adquiere el grupo y la sociedad en la etapa adolescente.

Los padres del enfermo alcohólico:

-suelen ser quienes presionan al hijo para que solicite tratamiento

-lo acompañan a las entrevistas, apoyan el tratamiento en un primer

 momento

-están pendientes de la evolución, los consumos y las posibles

 recaídas.

    Los padres pueden cumplir un papel muy importante durante el desarrollo de la enfermedad, pero también durante el proceso diagnóstico y tratamiento. Por eso, y porque el alcoholismo no es un problema de un solo miembro de la familia con independencia de los demás, todos necesitan apoyo, consejo y tratamiento especializado.

    Debemos prestarles especial atención, solicitando su participación e interesándonos por su estado de ánimo. Nunca debemos olvidar el esfuerzo que están realizando y lo doloroso que es el proceso que están viviendo, y por eso debemos darles la oportunidad de que hablen de las dificultades y de la situación emocional por la que atraviesan.   

    Solemos encontrarnos con padres desconcertados que no recuerdan su propia adolescencia, a los que les cuesta saber hasta dónde deben presionar y controlar a sus hijos, y dónde deben dejarles volar hacia la necesaria independencia. Tienen miedo, temen que fuera de casa no sepan manejar su libertad.  

 Debemos ayudar a los padres a confiar en ellos mismos y transmitir confianza en sus hijos sin necesidad de acudir a ninguna sustancia, y así fomentar el desprendimiento sin ejercer excesivo control pero sí escuchando y estando pendientes.

 

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte Cómo configurar Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio