FacebookTwitter

Noticias

02 Jun

Revivir la pasión en la rehabilitación

Todas las conductas adictivas afectan a la relación de una pareja y, muy directamente, a la relación afectivo-sexual, por ello y, sin lugar a dudas, deben ser evaluadas con el único fin de mejorarlas. Son muchas las experiencias negativas que se quedan grabadas en la memoria y recuerdos difíciles de borrar que cuentan las personas que han vivido cómo las adicciones iban separándoles de la persona a la que querían con la impotencia de no poder hacer nada para solucionar esta situación.

Este distanciamiento lleva a la pareja a situaciones tan al límite que, en muchas ocasiones, son el motivo principal por el que se inicia un tratamiento de desintoxicación y posterior proceso de rehabilitación. Tras garantizar una abstinencia sincera, estamos en condiciones de comenzar el verdadero crecimiento emocional de la persona que ha solicitado ponerse en tratamiento para salir de su adicción y, además, debemos trabajar con la pareja. Por regla general y pasado un tiempo desde que se dejó la adicción, se comienzan a ver las consecuencias positivas de la nueva etapa que están comenzando a vivir.

La recuperación de la pareja, a veces, es complicada ya que, durante muchos años la convivencia ha sido muy difícil o se ha malvivido en pareja o, simplemente, no ha existido y se aprendió a sobrevivir. Circunstancias que explican que muchas de estas parejas llevan años sin mantener ningún tipo de relación sexual ni siquiera son capaces de expresar lo que sienten, es más, muchas de ellas se han perdido el respeto. Trabajar con situaciones de este tipo complican, ya de por sí, el inicio de la Terapia de Pareja. Pero, aunque sea complicado, no es imposible.

revicir pasion tras rehabilitacion

Ni qué decir tiene que el deseo sexual se ve muy mermado y, en muchos casos, es casi inexistente. Está claro que con el deseo sexual pretendemos obtener placer, por lo tanto si el deseo es bien satisfecho, se va a mantener el apetito sexual; por el contrario, si el deseo no se satisface de forma adecuada, éste tiende a desaparecer. La falta de deseo puede surgir de forma gradual como consecuencia de una falta de interés que conlleva una baja frecuencia de la actividad sexual provocada por el distanciamiento que pueda existir entre la pareja, sin olvidar el efecto que tiene en la pareja el compartir relaciones sexuales poco satisfactorias que provocaron dolor, pérdida de autoestima, ansiedad, síntomas depresivos o que se produjeron bajo coacción y sin consentimiento. Por tanto, si la experiencia sexual de la pareja con problemas de adicciones es insatisfactoria o no existen relaciones sexuales o la persona con la que se comparte la sexualidad aporta más malestar que bienestar, es muy probable que el deseo disminuya hasta el punto, incluso, de desaparecer.

Si no existe deseo difícilmente va a aparecer la excitación sexual y, por tanto, no se va a alcanzar el orgasmo o la plenitud de la relación sexual. La chispa que enciende el deseo tiene que ver con esa persona con la que existe un “feeling” especial, ese que no existe con ninguna otra y con momentos que se asocian a una experiencia muy excitante o muy satisfactoria.

Por ello, nos vamos a centrar en cómo puede la pareja revivir la pasión que, posiblemente, desapareció hace muchos años.

Y, ¿por dónde empezamos?

A través del uso de la comunicación eficaz, la pareja podrá ir consiguiendo un acercamiento que le va a llevar a coger un poquito de confianza, aunque es difícil y complicado de conseguir, hay que intentarlo. Nada es imposible. Sólo si se quiere y con un poco de esfuerzo se puede conseguir. Lograr este acercamiento puede llevarse un tiempo dependiendo del grado de deterioro de la pareja.

La teoría de Sternberg nos dice que una relación de pareja funciona gracias a tres componentes: la pasión, la intimidad y el compromiso y si alguno de ellos desaparece, la relación se convierte en otra cosa que no podemos llamar amor.

La pasión se refiere a los impulsos que conducen al enamoramiento, la atracción física, la consumación sexual, un estado de búsqueda intensa de la unión con el otro. La pasión no sólo se refiere a la atracción sexual como deseo físico, sino al deseo psicológico entendido como la necesidad de la presencia de la otra persona físicamente o sólo con el hecho de pesar en esa persona o tenerla en la mente hasta el punto de priorizarla.

La intimidad la define como sentimientos de cercanía, conexión, vinculación. Es el componente que implica la total aceptación del otro, el nivel máximo de confianza y proximidad. El autor considera que existen hasta 10 formas diferentes de expresar esta intimidad, por ejemplo, la comunicación íntima, la comprensión mutua, el desear el bienestar del otro.

El compromiso se refiere a la decisión de que uno ama a alguien en concreto, a corto plazo, y a largo plazo, se compromete a mantener ese amor. Entendiéndose como compromiso un proyecto de vida y un estilo de vida compartido que sólo pretenden llevarlo a la práctica.

Estos tres componentes interactúan entre sí, hasta el punto que a mayor intimidad, mayor compromiso; y, viceversa, si decae el compromiso, puede decaer la pasión.

Las parejas con problemas de adicciones antes de iniciar su tratamiento se caracterizan por la existencia de un compromiso “obligado” de seguir juntos hasta que no se pueda más aunque, hay parejas que no soportan las consecuencias de la adicción y terminan separándose.

sexo pasion rehabilitacion

Ya en pleno proceso de rehabilitación las parejas deben saber que su recuperación dependen, única y exclusivamente, de ellos y que estos tres pilares de los que habla Sternberg deben empezar a reforzarse durante esta nueva etapa de la vida, con la idea de intentar conseguir que aparezcan la confianza perdida y el sentimiento de que merece la pena luchar para conseguir que la pareja siga caminando hacia adelante y no desaparezca.

Aunque el compromiso por recuperarse en lo personal y en lo individual debe primar por encima de todo, si éste se consigue, será mucho más fácil trabajar la recuperación de la pareja. Al tiempo que facilitará la aparición de la intimidad en la pareja. La pasión también se puede recuperar comenzando con un claro ejercicio de expresión de sentimientos, pero nunca será la que surgió cuando se estaba viviendo la fase del enamoramiento. Aunque hay parejas que esta nueva etapa de su vida, la de la rehabilitación, la consideran como un segundo enamoramiento porque tras la desaparición de la adicción y sus consecuencias, se plantean con fuerza “recuperarse” como pareja, “remando” los dos en la misma dirección dispuestos a esforzarse por aprender a mejorar la relación, mejorando así no sólo su convivencia sino sus relaciones afectivo-sexuales.

Y aquí nos vamos a centrar.

¿Qué podemos hacer para aumentar la pasión durante la rehabilitación?

Aunque en un principio resulte complicado, hay que tener ganas de que la pareja resurja, hay intentar “aparcar” en el olvido las experiencias negativas vividas pensando que sólo fueron una consecuencia de la enfermedad adictiva y que ahora hay una disposición positiva a aprender comportamientos y actitudes nuevas, quizás, anuladas por la adicción. Las experiencias pasadas os acompañarán siempre, pero hay que hacer lo posible por comenzar una nueva etapa tanto en la relación de pareja como en la relación sexual. A partir de ahora la pareja debe proponerse el reto de iniciar una aventura llena de aprendizajes y de nuevas experiencias. La Rehabilitación es una etapa de cambio y hay que aprender a disfrutar de ella con alegría.

Para ello, hay mejorar el nivel de comunicación, es necesario aprender a  compartir los sentimientos de forma verbal a través de las palabras expresando cómo cada uno se siente y de forma no verbal utilizando gestos, caricias, abrazos, besos….. Os recomiendo la realización de un ejercicio en pareja: recordar y anotar aquellas experiencias sexuales positivas como momentos, lugares, palabras…. que recordéis con cariño y que produjeron una gran satisfacción.

Ahora conviene hablar con la pareja sobre qué les atrae, qué enciende sus deseos, qué piensa el uno del otro, qué siente, qué se puede hacer y de qué forma se puede conseguir saciar ese deseo y sentirse satisfecho con ello.

Ambos, al unísono, deben utilizar las caricias con la idea de tocar, besar, lamer cada milímetro de la piel, de esta forma ya estáis sintiendo y compartiendo las sensaciones de placer que provoca la estimulación de miles y miles de terminaciones nerviosas que existen en el órgano más grande, más ancho y más largo de nuestro cuerpo. De esta forma, podréis ir comprobando que la excitación va en aumento.

La sexualidad de ahora hay que comenzar a verla como una fuente inmensa de placer que va a permitir a la pareja recuperar el deseo perdido a través de la puesta en marcha del erotismo, siendo capaces de comenzar a actuar de forma diferente para lo cual vais a explorar vuestros cuerpos para aprender a conocer la esfera más íntima…, para ello, os vais a dejar llevar por el deseo de descubrirse a sí mismo y de descubrir a tu pareja en la esfera sexual.

Para la recuperación del deseo es necesario dejar el pasado un poco aparcado, modificar la forma en la que os comunicáis, cuidad las condiciones ambientales de luz, sonido, olores, aromas, escuchad vuestra música favorita…. Dedicadle tiempo al momento del encuentro amoroso y cargadlo de una gran capacidad erótica, esa que debe aportar cada miembro de la pareja.

Consiste en aprender a tener relaciones sexuales de una forma diferente a como se venía haciendo antes. Es muy conveniente aumentar la frecuencia de la práctica de este tipo de encuentros, ya que será la única manera y la mejor forma de ir aprendiendo y de descubrir la nueva forma de estimulación sobre dónde acariciar, cómo, con qué intensidad, con qué frecuencia. Es enseñar al cuerpo a despertarse del adormecimiento en el que se ha encontrado durante años. De ahí que haya que dedicarle tiempo a las relaciones afectivo-sexuales.

 Lo mismo que prestamos interés y motivación por preparar una suculenta receta de cocina, la pareja en rehabilitación debe aprender a preparar su menú sexual y disfrutar de él saboreándolo con los cinco sentidos.

Así que ahí va la lista de ingredientes:

  • Ganas, muchas ganas de disfrutar y pasarlo bien.
  • Disposición para dar y para recibir placer.
  • Libres de ataduras mentales. Dejar fuera mitos sexuales falsos que sólo nos confunden.
  • Imaginación, fantasías.
  • Varias velas aromáticas. Elegid vuestras esencias favoritas.
  • Música relajante y esas canciones que “te ponen” o que te traen recuerdos inolvidables…..
  • Luz tenue (garantizada con las velas).
  • Lugar tranquilo con temperatura adecuada…, por si sube o baja… (la temperatura).
  • Cama, sofá, chaise-longe que permita adoptar una postura cómoda.
  • Lubricante, por si fuese necesario, pero no debemos olvidar el mejor lubricante natural…. la saliva.
  • Juguetes eróticos.

 

Menú

Aperitivos

Ducha o baño relajante para ofrecer buen olor

  1. lencería
  2. la habitación

Complicidad

Entrantes 

Abrazos

Caricias

Susurros

Besos

Lamer

Usa juguetes eróticos

Sensualidad

Verbaliza sentimientos

Verbaliza ganas

Verbaliza deseos

 

Plato principal 

No tengas prisa por llegar al orgasmo

Comparte tu cuerpo

Explora su cuerpo

Da placer

Da rienda suelta a tu imaginación

Sorpréndele

Fíjate en lo que sientes

Propicia que la temperatura aumente

Gozad juntos de las sensaciones compartidas

Éxtasis

 

Postre 

No hables

Escucha el silencio

Tumbados juntos

Reposa y siente la plenitud

  1. y escucha  los latidos de los corazones

Compartir las miradas

Agradecer lo vivido

Agradecer lo sentido

Agradecer lo compartido

 

¡Buen provecho!

Precio: Implicación

Deseo intensamente que disfrutéis de este menú tantas veces como os apetezca sin olvidar la posibilidad de seguir introduciendo ingredientes que sepáis que os van a resultar excitantes y placenteros…..

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte Cómo configurar Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio