FacebookTwitter

Noticias

15 Mar

La familia del jugador patológico o ludópata

15.3.2016 | IRENE TENIAS

La ludopatía o juego patológico se define como un tipo característico de déficit en el control del impulso de jugar que implica con frecuencia un deterioro en los niveles de adaptación del individuo en distintas áreas importantes de su vida: social, laboral, personal, familiar, de ocio y tiempo libre, económica… La característica principal del jugador la constituye la pérdida de control o pérdida de habilidades para dejar de jugar. Cuando en el núcleo familiar existe una persona con problemas de juego todos e incluso el entorno más cercano se pueden ver afectados por las consecuencias nefastas que supone esta adicción.

CONSECUENCIAS FAMILIARES

La ludopatía es una enfermedad que arrastra también a la familia, hasta el punto que, al igual que las personas que juegan, pasa por las siguientes fases:

FASE DE NEGACIÓN - La familia cree que es algo pasajero y de escasa importancia. Esta negación puede mantenerse durante años, sobre todo si se añade el hecho de que las personas que juegan son expertas en la mentira y el engaño.

FASE DE ESTRÉS - Llegan las dificultades económicas, las ausencias del/la jugador/a y el juego empieza a interferir de forma importante en la vida familiar. Los primeros intentos de ayuda suelen consistir en facilitar recursos económicos. Cuando la familia descubre que no consigue controlar el juego, aparecen sentimientos de frustración, desamparo y resentimiento. La vergüenza que ocasiona tener un miembro con esta problemática, hace que la familia encubra al enfermo y oculte el problema.

FASE DE AGOTAMIENTO -La familia entra en una etapa de desesperación, en la que se siente angustiada, confusa, resentida y agotada tanto física como mentalmente. Empieza a pedir ayuda a personas cercanas y recibe consejos que no le resultan eficaces para resolver el problema. Los familiares (las esposas, maridos, hijos o padres), sufren distintas alteraciones derivadas de la enfermedad de su allegado y de la presión social. Los problemas más frecuentes son: aislamiento del enfermo, ya no participa en decisiones y actividades familiares por tanto ya no existe comunicación, desaparece dinero en casa, mentiras, incremento de deudas, aumento de las  discusiones familiares, falta de diálogo, explosiones de ira o síntomas depresivos, alteraciones del sueño y deterioro de las relaciones sexuales. Estos problemas pueden conducir a una ruptura de la pareja…

jackpot-281423 1920

QUÉ HACER ANTE ESTA SITUACIÓN

Todos los miembros del sistema familiar sufren mucho cuando tienen un ludópata en casa., pero los familiares no deben avergonzarse de tenerlo bajo su mismo techo se trata de un enfermo que no sabe que lo está. Hablar sobre el problema de juego suele ser incómodo tanto para enfermo, como para su familia, pero es necesario hacerlo si queremos afrontar el problema. Estas son algunas recomendaciones que pueden resultar útiles:

  • Buscar un lugar tranquilo donde se pueda hablar sin interrupciones. Intentando hablar desde la sinceridad y claridad., transmitiendo al/la jugador/a que le quiere y que está preocupado por su comportamiento.
  • Informarle sobre las consecuencias de su comportamiento en los demás (poniéndole ejemplos concretos, deudas familiares, pérdida trabajo, ausencia de comunicación…)
  • Comunicar de forma clara lo que espera de él/ella (“yo quiero que consultes con un profesional este problema”), expresando la opinión, los sentimientos y preguntando las dudas.
  • Permitir que él o ella pueda expresarse, haciendo un esfuerzo por escucharle de forma activa y sin juzgarle.
  • Trasmitirle su disposición a ayudarle, dándole información acerca de dónde buscar ayuda profesional.
  •  

PAUTAS A SEGUIR POR LA FAMILIA  MIENTRAS SE BUSCA AYUDA PROFESIONAL

Un/a ludópata no controla el gasto de dinero cuando juega e incluso tiene dificultades en el manejo y control de su economía. Por ello las primeras medidas a adoptar para evitar  que aumente el endeudamiento son:

• Dificultar el acceso al dinero: no manejo de tarjeta de crédito, realizar cartillas mancomunadas…

• Asignarle una cantidad de dinero diaria que le permita cubrir sus gastos.

• Acompañarle cuando tenga que hacer un pago en metálico o si tiene que pagar alguna deuda.

• Apoyarle para que informe de su problema a aquellas personas que le han dejado dinero o le están dejando.

Resulta necesario destacar aquí la importante labor que realizan muchas familias buscando ayuda para el enfermo y apoyándolo en los momentos duros. En muchos casos si no fuera por el apoyo familiar y social la rehabilitación resultaría casi imposible.  

Cuando los familiares descubran un problema de juego en la familia, deben buscar ayuda profesional. A lo largo de todo el territorio español existen muchas asociaciones de autoayuda que conocen cómo abordar el problema de forma profesional ayudando al  enfermo y a sus familias  en el proceso de deshabituación del juego, dotándole de estrategias que les ayuden a conseguir tener una vida plena lejos del juego.

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte Cómo configurar Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio