FacebookTwitter

Noticias

22 Feb

Codependencia

22.02.2016 | CRISTINA PRADOS 

El problema de la adicción al alcohol u otro tipo de drogas revela la existencia de otros problemas asociados, como es el de la codependencia, que afecta de manera indirecta a algunas de las personas más próximas al dependiente. Entre ellos, encontramos en primer lugar a los familiares más cercanos, padres, cónyuges, hijos, hermanos; y en segundo plano estarían los amigos, compañeros de trabajo…

El codependiente es aquella persona cuya atención, intereses, energía, e incluso de manera general, su vida gira alrededor de un adicto de forma enfermiza, generándole sufrimiento. Algunos de los síntomas más significativos del codependiente son el miedo, la tristeza, el odio, el resentimiento y las inseguridades.

El codependiente se hace responsable de los pensamientos, sentimientos y las acciones del otro e igualmente considera que la otra persona es responsable de sus sentimientos, acciones y pensamientos; en definitiva, un codependiente no sabe dónde acaba él y empieza el otro.

En este contexto, lo habitual es encontrarse a la figura de una esposa que se siente responsable de todo, e incluso de la dependencia de su esposo, justificando las acciones del marido, dando excusas continuamente para ocultar o evitar las consecuencias de esta adicción. Frecuentemente ella piensa "si yo fuera mejor, él no tendría necesidad de consumir". La esposa trata de controlar tanto al esposo, como a los demás miembros de la familia de manera compulsiva, buscando una continua sensación de seguridad.

codependencia grande1

Ella no comparte su situación, ni sus sentimientos verdaderos de enojo, incapacidad y culpa con casi nadie y se siente aislada.

La dependencia y la codependencia son las dos caras de una misma moneda, la misma enfermedad. Ambos, como en cualquier proceso de adicción, comparten las mismas características de negación, obsesión, compulsión y pérdida de control. El codependiente también mantiene, como el dependiente, la ilusión de control, pero su vida es ingobernable.

Características de las personas codependientes:

Entre las características más comunes en estas familias nos encontramos con: la sobreprotección, la fusión o unión excesiva entre los miembros, la incapacidad para resolver conflictos, la rigidez extrema, la falta de intimidad, una nula comunicación o evitación del dialogo, la presencia en la familia de un continuo estado de estrés ante la conducta impredecible tanto del alcohólico como del codependiente.

La codependencia se caracteriza por una serie de síntomas tales como:

-  Dificultad para establecer y mantener relaciones intimas sanas

- Congelamiento emocional (represión)
- Perfeccionismo
- Necesidad obsesiva de controlar la conducta de otros
- Conductas compulsivas
- Sentirse responsables por las conductas de otros
- Profundos sentimientos de incapacidad
- Vergüenza tóxica.

- Pérdida del cuidado y la preocupación por uno mismo.

- Autoimagen negativa.

- Baja autoestima.
- Dependencia de la aprobación externa
- Dolores de cabeza y espalda crónicos
- Gastritis y diarrea crónicas

- Depresión

- Dificultad para poner límites

 

La codependencia en los hijos:

Los niños participan en la enfermedad familiar de adicción también. Ellos adoptan papeles diferentes para sobrevivir en una situación de caos.

El héroe es generalmente el papel del hijo mayor de la familia. El héroe o heroína es el niño o la niña más responsable y actúa como el segundo papá o la segunda mamá de los otros niños.

El papel del segundo hijo generalmente es el de la oveja negra o el escapista. Este niño ha aprendido que la atención negativa es más fácil de lograr que la atención positiva.

El tercer papel de los niños es el niño perdido. Este niño no causa ninguna molestia y evita muchos conflictos. El niño perdido vive aislado de la familia y pasa mucho tiempo solo, desarrollando una vida de fantasía.

El cuarto papel es el del hijo menor, y se llama el payaso (en el buen sentido de la palabra). Él usa su buen sentido del humor para llamar la atención hacia él y distraer la atención de las tensiones que hay en la familia.

Estos papeles pueden desarrollarse en cualquier familia que tiene crisis. Cuando hay crisis física, como un familiar con cáncer, o una crisis económica fuerte, o hay otras compulsiones en la familia, los familiares adoptan estos papeles de codependencia inconscientemente para sobrevivir en un sistema de caos.

 

La recuperación en la Codependencia.

El romper con la codependencia implica un proceso largo y duro emocionalmente hablando, pero sencillo a la vez: se basa en la premisa de que "cada persona es responsable de sí misma" y esto implica aprender una nueva conducta, en la que se enfatiza el "cuidar de uno mismo".No obstante, partimos de que la persona lleva años negándose a sí misma; su vida ha tenido sentido por y para los demás y volver la mirada hacia dentro, por regla general, suele suscitar miedo. Precisamente, se requiere mirar hacia el lugar del que han estado huyendo toda su vida, allí donde nadie les enseñó a vivir, por eso el proceso es lento. Poco a poco y con la ayuda del terapeuta, han de perder el miedo a verse, a reconocerse, a cuidarse, a quererse y respetarse, entendiendo además que ésta es la única manera de querer, respetar y cuidar a los demás.

Los grupos de Ayuda Mutua:

Los grupos de autoayuda brindan contención emocional para enfrentar situaciones angustiantes psíquicas y/u orgánicas, así sus miembros se ayudan unos a otros, mientras que simultáneamente adquieren la fortaleza del grupo como unidad. La función de estos grupos es ofrecer apoyo y enriquecimiento mutuo, fortalecer a los individuos y cooperar en su transformación. Se logra así comprender mejor la situación, intercambiar conocimiento y experiencias, y por lo tanto recuperarse de situaciones o enfermedades psicológicas u orgánicas, o bien evitar su avance, limitando de esta forma sus consecuencias. El sólo hecho de poder compartir con los pares las vicisitudes del problema que lo aqueja, es un hecho terapéutico.

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte Cómo configurar Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio