FacebookTwitter

Noticias

03 Feb

Doce años sin beber

Javier Pellejero | Adicto rehabilitado y secretario de CAARFE

04.09.2015. Un miércoles creo recordar fue el primer contacto con la asociación, eran las veintiún horas, la conversación empezó. “Soy alcohólico llevo diecisiete años sin beber “esas palabras dichas por el mismo presidente de la asociación en Ejea, no sé qué produjeron en mi mujer, pero en mí produjo una sensación de pánico y malestar. El motivo era que por circunstancias sabidas la mayoría que acudimos es de forma obligada y no voluntaria.

En mi caso era un ultimátum después de haber pasado por un sinfín de circunstancias problemáticas que iban a destruir mi familia. ¿Sin yo darme cuenta? O por lo contrario era consciente de ello y vivía en completa indiferencia, apatía, malestar con todo y conmigo mismo.

Pánico, sí, pues en mi fuero interno esa conversación era un paso más para capear las circunstancias  ¿Yo alcohólico? No, me controlaré, haré todo lo necesario para poder salir de la situación, engañaré y mentiré, pero cuando pase una temporada y las aguas vuelvan a su cauce, seguiré bebiendo moderadamente ¡Alcohólico yo, no! Lejos quedan esos pensamientos tras haber acudido  periódicamente a la asociación. Lo más duro fue reconocer, mejor dicho aceptar, que soy alcohólico, un enfermo que necesita ayuda médica , pero mucho más importante soy la ayuda de personas que han pasado el mismo calvario, pero muy gratificante el día a día , esperando el próximo lunes , para decir a mis compañeros de la asociación lo más importante ¡Otra semana sin beber alcohol!

No era dueño de mi vida, pues mi vida con el alcohol era existir, simplemente era un vegetal, en soledad, con miedos, con extrema pasividad, lleno de mentiras y engaños, solo para conseguir mis propósitos sin pensar en los demás, sobre todo de los seres queridos. Que se puede pensar de quien ha    robado la hucha de sus hijos y gastado sin control por la mezquindad del alcohol. ¿Podrán confiar después de todo esto?

Hoy en este espacio pequeño de tiempo, vivo y soy dueño de mi vida. No tengo que engañar ni mentir a mi familia ni a mí mismo.

Doy gracias al apoyo de mi esposa. Doy gracias encarecidas a la asociación alcohólicos rehabilitados de Ejea, su junta y demás miembros, pido perdón porque fui escéptico en un principio sin considerar la gran labor y el bien hacer de las cosas.

Podría decir muchas más cosas, simplemente la asociación de Ejea alcohólicos rehabilitados es mi segunda familia o mi nueva cuadrilla de amigos. En los que poder confiar y encontrar refugio, calor y lo más importante, ayuda para mi dependencia con el alcohol.

Hoy llevo doce años sin consumir, indudablemente he puesto mucho por mi parte, pero no quiero terminar sin dar el reconocimiento a todos aquellos familiares que estáis detrás de los enfermos aportando vuestro grano de arena en todas las asociaciones, pues creo que sois uno de los pilares más robustos de las propias asociaciones, no quiero olvidarme de otro pilar, los técnicos que trabajan y configuran la nueva Confederación de CAARFE.

Quiero terminar agradeciendo a todos los miembros de CAARFE la confianza que habéis depositado en la nueva junta.

Un saludo: Javier Pellejero 

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte Cómo configurar Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio