FacebookTwitter

Noticias

18 Oct

FAMILIA: EL CONSUMO EROSIONA LA VIDA DEL ALCOHÓLICO Y DESBORDA A SU FAMILIA

18.10.2018 | SILVIA STRETTI Y MONTAÑA GONZÁLEZ

geese-2494952 1920

“No podéis imaginar el infierno que estamos pasando”, dice Lola la primera vez que acude a nuestra consulta. Y la verdad es que sí, nos lo podemos imaginar, después de tantos años escuchando y acompañando a familias desbordadas y sobrecargadas por la erosión que el alcohol les ha provocado.

Lola sufre hipertensión arterial y ansiedad generalizada debido al estrés continuado al que vive sometida. María, la hija mayor, se fue de casa en cuanto cumplió los 18 años y apenas mantiene contacto con sus padres y hermanos. Carlos, el mediano, se muestra como el típico “pasota”: parece no importarle su fracaso sistemático en los estudios y se pasa el día en el parque con los colegas fumando porros, o aislado en su habitación viendo series. Manolín, el pequeño, acaba de ser diagnosticado con TDAH, es un niño impulsivo al que le resulta imposible centrarse en una tarea.

         ¿Y Paco? Al marido de Lola lo echaron del trabajo después de quince años y varias llamadas de atención por parte de sus jefes, y ahora hace chapuzas cuando le salen. Pero de lo que gana, gran parte no llega a casa, porque Paco pasa primero por el bar a festejar que cobró. No es agresivo y según Lola es muy buena persona, pero ella lo describe como “un mueble más del salón”: no participa de la vida familiar ni se ocupa de la casa, no toma ninguna decisión con respecto a los hijos y apenas se comunica.

   Todos sabemos que el alcohol está integrado en la cultura y actualmente casi es considerado un producto de consumo más. Por eso suele estar presente en todas las edades y en todos los grupos sociales. De hecho, en todas las celebraciones que se precien no deben faltar el alcohol y unos buenos puros para agasajar a los invitados.

16 Oct

Conclusiones de la IV Convención Nacional de CAARFE. Octubre 2018

15 Oct

Los hijos e hijas de las personas con adicción sufren consecuencias graves que pueden derivar en problemas en la edad adulta

La Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España, CAARFE, desarrolla desde y hasta el próximo 14 de octubre en Matalascañas (Huelva) su IV Convención Nacional, que reúne a más de 400 personas de 120 asociaciones de todo el territorio español. Al acto de inauguración ha asistido la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí; así como el diputado del Área de Bienestar Social de la Diputación de Huelva, Salvador Gómez de los Ángeles.

En el inicio de su creación CAARFE apostó de una forma clara por dar visibilidad a las familias de las personas con trastorno adictivo, porque no solo son parte del proceso de rehabilitación, sino porque también sufren las consecuencias de la misma y, necesitan rehabilitarse junto con la persona que presenta una dependencia a la o las sustancias o a otros comportamientos adictivos. “Esta apuesta sigue, y es por ello, que en esta ocasión, se ha querido dar voz a los que posiblemente menos atención se les presta, a los hijos e hijas que viven en casa la adicción”, ha explicado el presidente de la confederación, Ángel Jiménez. Sobre esto se desarrolla el taller "SOY MENOR. MIS PADRES SON ADICTOS. AYÚDAME", impartido por la asesora técnica de CAARFE y abogada Carmen Godino. Cuando una adicción llega a un hogar, el enfermo y sus familiares sufren sus consecuencias. Cada vez más, los colectivos de Adictos y Asociaciones de auto-ayuda, hacen visible su problemática, pidiendo ayuda y buscando soluciones. Se organizan Terapias de enfermos, de parejas, de familiares. Se hacen jornadas, Talleres y Congresos donde se les aporta ayuda profesional y humana. Se tratan sus asuntos de una forma multidisciplinar y, sobre todo, se les escucha. Pero hay unas voces que no se oyen: LAS DE LOS MENORES. “La adicción está relacionada en muchas ocasiones con causas de separación, órdenes de alejamiento, supresión de la patria potestad o visitas a los hijos, accidentes de tráfico. En ocasiones, los niños nacen con problemas de salud ocasionados por el consumo de alcohol o sustancias. Algunos desahucios o la ruina económica familiar se deben a conductas ludópatas por parte de alguno de los progenitores. ¿Dónde está el sentir de esos niños?”, se pregunta Godino: “El Taller, no solo está dirigido a padres o madres. También a Terapeutas y Miembros de Asociaciones. Todos tenemos mucho que aprender de los más pequeños. Desde la técnica del "Role Play", y partiendo de casos reales, la voz de los menores nos va a llegar alta y clara. Y vamos a ser los propios componentes del Taller los que le vamos a prestar nuestras gargantas para que se materialice, quizá desde el niño interior que todos llevamos dentro”. El objetivo del taller es dar presencia emocional a esos menores. Intentar saber cómo pueden sentirse, cuáles pueden ser sus dudas, sus miedos, y sobre todo CÓMO PODEMOS AYUDARLES cuando se ven envueltos en un mundo donde su padre o madre son enfermos adictos.

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte Cómo configurar Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio